viernes, 4 de abril de 2014

"LA CASA DE CTHULHU", UN RELATO DE BRIAN LUMLEY

La Casa de Cthulhu
Portada original de la edición española
de la antología "La casa de Cthulhu"
Al igual que hicimos con "Los que acechan en el umbral", la primera novela protagonizada por el personaje de Titus Crow, ahora os traemos el texto íntegro de una nueva obra de Brian Lumley. En esta ocasión se trata de una recreación/variación de uno de los mitos de Lovecraft: la leyenda de Cthulhu y la ciudad sumergida de R'lyeh.

Nos referimos a "La casa de Cthulhu" (1973), relato perteneciente a la primera época literaria de Brian Lumley. Se trata de un homenaje a la mítica criatura creada por H.P. Lovecraft que Lumley pudo publicar gracias a su contacto con August Derleth, guardián del legado literario del escritor de Providence. Narra la historia del asalto que la flota de Zar-thule, el cruel y arrogante rey de los saqueadores de la ficticia isla-continente de Teem'hdra (otra aportación de Lumley a los Mitos), hace sobre la isla maldita de Aryleh (una derivación de R'lyeh), morada del Gran Cthulhu, contra el que todo el valor de estos hombres no tendrá nada que hacer. El relato aparece contenido en la antología de cuentos de terror firmados por varios autores titulada "La casa de Cthulhu" (1977), ("Whispers" en su título original)


Más tarde, en el año 1980, Lumley incorporará este relato al volumen I de la trilogía "Primal Land" ("Tierra primitiva"), que precisamente lleva por título "La casa de Cthulhu". En él hace referencia a un pasado remoto de la historia de la tierra (anterior incluso a Mu y la Atlántida) en que R'yleh, el hogar de Chtulhu, se encontraba emergida. Toda la trilogía se ambienta en el mencionado continente de Teem'hdra y tiene como hilo conductor el personaje del hechicero Teh Atht. De nuevo, como en general pasa con este gran autor, tendremos que leerlas en su versión original mientras esperamos a que alguna editorial se anime a traducirlas al castellano y publicarlas en España.
by Tito Neira

1 comentario:

Fandemampato dijo...

Habia leido este cuento hace tiempo, me gusto encontrarmelo otra vez, saludos.